Monthly Archives: enero 2019

¡La danza converge con la música para interactuar armónicamente!

La música es un ritmo, sonido y melodía para que el bailarín se desplace con movimientos llevado por esas formas rítmicas y pasos que llevan una disciplina guiada por profesionales especializados que trabajan por separados. Sin embargo, la música y la danza posee aspectos comunes que llegan a beneficiarse mutuamente. Los especialistas manifiestan que es imposible enseñar la música si ésta no va en sinergia con movimientos corporales.

¡A moverse ya!, así lo expresa la directora de relaciones públicas de la empresa Electricistas donde, refiere que no concibe como un cantante de algún género no se mueve al interpretar una armonía que está cargada de sentimientos y emociones. Lo que sabemos es que la danza y la música son disciplinas que convergen con elementos comunes para expresarse y apoyarse para comunicar, es decir la conexión debe ser necesaria. Dentro de lo expresado, cuando visualizamos a los bailarines en la danza, se alcanza con la interacción del ritmo de la música, es allí, donde la coordinación de la música ofrece la fuerza del movimiento.

¡Mover el esqueleto! Con los acentos musicales que viene a marcar el impulso de los movimientos en el desarrollo coreográfico en la danza. Los bailarines al dar inicio a una coreografía los acentos musicales tienen una correlación con los músculos y de la misma manera marcan el momento final, generando movimientos en diferentes clases de ritmos. El trabajador Luis Bello de la empresa Cerrajeros expresa, que las bailarinas son profesionales muy dedicadas y disciplinada ya que su hija es una profesional de la danza y siempre habla sobre el compás, manifiesta que es un elemento que lleva a cabo el orden de los distintos ritmos. Siempre la música que se escoge para bailar es contada, cada pieza al compás musical y cada frase en movimiento es diferente.

Cada movimiento tiene su tiempo en la danza, cada movimiento se tiene que sentir a través de su velocidad, intervalos, pulsaciones, silencios y acontecimientos en su ejecución. Es preciso acoplarse y coordinarse el tiempo con la música para que los movimientos en las coreografías sean pulcros y estéticos. La secretaria Luisa Quintero de la empresa Pintores opina, que los matices son contraste en las compasiones musicales que va a definir el grado de intensidad o dinámica de la fuerza o ligereza de la interpretación de un ritmo, por eso es que podemos ver en una coreografía saltos altos y bajos. La secretaria de la empresa Pintores  fue bailarina en su tiempo de juventud y los recuerda con mucha alegría cerrado su opinión en este artículo con: “la motivación de una bailarina es expresar la música a través de sus movimientos”

Estos elementos que se mencionan en este apartado no son los únicos; existen más, lo que se debe tener claro es que todos conforman una interacción que busca que los bailarines se motiven hacia una ejecución de diferentes ritmos con pasos acordes y estético que invite al espectador a disfrutar un arte único.